Ray de Lima Lunes, 19 octubre 2015

Esto es lo que te pasará si invades la vereda al estacionarte

Mostrando evidenciar la conchudez de los conductores limeños, una estudiante de arquitectura intervino a carros mal estacionados de una forma visualmente impactante.

¿Cómo luchamos contra una ciudad que día a día parece estar más cerca de devorarnos enteros? Entre problemas cotidianos de corrupción, tráfico e inseguridad en las calles de Lima, la impresión de vivir bajo un sistema roto ha pasado de ser una sospecha común a la realidad a la que debemos enfrentarnos cada vez que salimos de nuestras casas. ¿Qué podemos hacer para combatir la disfuncionalidad sistematizada en la que vivimos? Mientras es importante atacar los sistemas malogrados en sí, también es vital recordar que los grandes problemas nacen de pequeñas decisiones tomadas por ciudadanos comunes. La mayoría de ellos unos tarados egoístas.

Uno de los problemas más fáciles de identificar en la calle es la falta de respeto al peatón por parte de los conductores de automóviles. No es difícil estar de acuerdo con esta idea ya que todos podemos recordar las miles de veces que un carro nos ha negado el paso o ha dado claras señales de que no le importara atropellarnos: simplemente no va a frenar. Este tipo de problema no es causado por un sistema roto, falta de leyes o pistas malogradas. Este tipo de problema es causado por falta de empatía humana y una de las culturas automovilísticas más mediocres e irresponsables del planeta. ¿Cómo podemos cambiar las mentes de estas personas, entonces?

Cuidado con invadir la vereda. Imagen: Facebook/Laura Quijano

Para Laura Quijano, estudiante de arquitectura, la respuesta es a través de la intervención directa. Como parte del curso de ‘Arquitectura como activismo’ en la PUCP, se le pidió identificar un problema urbano en nuestra ciudad, analizar cómo nos afecta, evidenciarlo y – en el mejor de los casos – intentar resolverlo. Para ella el problema del tráfico resultaba el más llamativo y vital, y después de pensar en el tema concluyó que una de las maneras más directas en las que le afectaba día a día como peatona era a través de la obstaculización causada por los carros mal estacionados.

Otro conductor imprudente. Imagen: Facebook/Laura Quijano

Usando estas cintas, Quijano creó una representación gráfica del espacio que los carros estaban abarcando dentro de las veredas mostrando el desinterés total de una cultura automovilística absolutamente conchuda. Además, a diferencia de la Municipalidad de Miraflores con su campaña de stickers de ‘Yo estaciono pésimo’, Laura se preocupó de no dañar a los carros intervenidos en el proceso.

“Al principio dudé de la legalidad de poner esta cinta sobre la vereda y los autos, es algo que necesito tener muy claro para poder hacer que evolucione el proyecto. Pero a la hora de hacerlo me di cuenta de que la cinta era inofensiva y no dejaba residuos, y la pegué de frente en los autos que pude intervenir, indicó Quijano.”

Y se lo hacen notar. Imagen: Facebook/Laura Quijano

Estas intervenciones causan dos tipos de impacto: por un lado está la multa moral a los conductores aludidos y por otro está la repercusión que causa quienes luego vemos estas fotos. ¿Estaremos tan confiados de interrumpir el espacio peatonal la próxima vez que estemos buscando dónde estacionar? Ojalá el cambio de conductas en nuestra ciudad llegue a nosotros a través de una explosión de empatía, y no solo por el temor a ser intervenidos y humillados públicamente en redes sociales o lo que fuese. Mientra tanto, abajo con los conductores conchudos, sea como sea.

Para más información sobre intervenciones al tráfico visita:

https://www.facebook.com/CampanaYoCedoElPaso?fref=ts

Y aquí otros dos proyectos que salieron de la misma clase de ‘Arquitectura como activismo’:

https://www.facebook.com/murosquemiran?fref=ts&__mref=message_bubble

https://www.facebook.com/Chapatucaca-511927942303269/?__mref=message_bubble

Secured By miniOrange