Ray de Lima Sábado, 12 marzo 2016

Marcha No a Keiko: cientos vs miles

Miles de jóvenes se manifestaron pacíficamente contra Keiko anoche en el Centro de Lima. Oposición popular a la candidata se vuelve más difícil de ignorar.

Cualquier persona que haya tenido experiencia yendo a marchas en Lima puede tener la certeza de que casi todo lo que se habla de ellas en los medios masivos de comunicación suele ser mentira. La protesta popular suele ser opacada por el ensalzamiento de algún acto vandálico menor, las multitudes siempre son diezmadas y, en el peor de los casos, ni siquiera se llega a incluir el acontecimiento en los noticieros y diarios; como si nunca hubiese pasado.

IMAGEN 1

Imagen: Captura Pimi Ravizza

“Cientos”

El peligro de que nos metan este floro anti-democrático es evidente en la percepción apolítica que genera sobre la población peruana: como si a nadie le molestase la corrupción, la minería o el abuso del Estado lo suficiente como para tomar las calles unas horas y aguantarse las bombas lacrimógenas. Aunque entre blogs y posts de Facebook el contenido generado por ciudadanos haya creado una buena plataforma para publicar registros de estos eventos, el alcance no es suficiente. Considerando que la población peruana con acceso a Internet es de alrededor de 40%es necesaria una participación bien intencionada por parte de los medios tradicionales para promover un mejor retrato de la realidad política en la sociedad peruana.

Felizmente, como no hemos vuelto a la dictadura de los 90s (aún), la protesta ciudadana ha escalado a un punto en el que se ha vuelto bastante difícil de ignorar. Durante su campaña, Keiko ha sido amedrentada en Arequipa, ha sido bienvenida con ataúdes en representación a los desaparecidos del gobierno de su padre en Chimbote, ha tenido un mitin interrumpido por protestas en Cusco y más recientemente logró convocar a alrededor de 4 mil ciudadanos ayer en el Centro de Lima que marcharon hasta el Jurado Nacional de Elecciones para exigir su tacha de estas próximas elecciones.

IMAGEN 2

Imagen: Ray Ray Afrika

La convocatoria fue fijada para las 5pm en la Plaza San Martín y a las 6pm la multitud partió hacia las calles. Aunque se había declarado que el rumbo original era al Campo de Marte, llegando a la Avenida Grau la comitiva dio un giro hacia el edificio de la JNE donde la protesta alcanzó su climax entre arengas, performances y descontento bullicioso.  A pesar que la policía se había mantenido pacífica durante todo el evento, la aparición de una fuerza grande de policías ligeramente uniformados pareció ser una indicación de caos por venir.

Vestidos de civiles y con solo un sombrero y chaleco para identificarlos, estas fuerzas policiales conocidos como Terna suelen retirar toda identificación oficial que tienen encima e infiltrarse dentro de la multitud para generar disturbios y arrestar arbitrariamente a manifestantes. Por alguna razón esto es legal.

IMAGEN 3

Imagen: Ray Ray Afrika

Tombo playero

A pesar de la presencia intimidante de los infiltrados, la tropa de policía a caballo y varios otros cargando armas con balas de goma y bombas lacrimógenas, afortunadamente no hubo ningún incidente de violencia por parte de las fuerzas oficiales ni de los manifestantes. Esto resultó como una sorpresa para varios de los participantes debido a que un dia antes de la marcha el alcalde Luis Castañeda había declarado que cualquier manifestación en la Plaza San Martín era ilegal bajo el pretexto de que se maltrataba el centro histórico de la ciudad. Tanto la policía como los ciudadanos se zurraron en esa noticia y así se logró llevar a cabo una de las pocas manifestaciones totalmente pacíficas que ha visto esta ciudad.

La marcha oficialmente culminó cuando la multitud volvió a la Plaza San Martín a celebrar, manifestarse y hacer un llamado a la próxima movilización contra Keiko planeada para el 5 de Abril. De manera no oficial la marcha continuó hasta Quilca, donde cientos de jóvenes se apropiaron de las veredas para tomar, fumar y escuchar covers de Nirvana que un tipo estaba tocando por horas en una guitarra eléctrica cerca al cruce con Camaná. La toma del espacio público sirvió de epílogo para la experiencia de los manifestantes, quienes incluso horas después de culminada la manifestación continuaron cantando arengas y elevando sus carteles anti-keikistas. Una pequeña celebración antes de la película de terror que nos tocará vivir durante los próximos 30 días.

IMAGEN 4

Imagen: Ray Ray Afrika

Tomando en cuenta tanto la protesta de ayer como la gran cantidad de reacciones antagónicas que ha recibido la candidata de Fuerza Popular, todo parece indicar que si no perteneces al 37% que planea votar por Keiko (según las encuestas más recientes) lo más probable es que la odies visceralmente. Si ese es el caso, aún quedan varias oportunidades para manifestarlo, especialmente el 5 de Abril, fecha en la que se ha convocado una última marcha a nivel nacional en contra de la candidatura de Keiko Fujimori, a cinco días de las elecciones y coincidiendo con la fecha del autogolpe cometido por su padre hace 24 años.

Cada manifestación va teniendo mayor acogida y cada vez hay cámaras generando material de registro, sea para periódicos o un post de Facebook. Dentro de poco será imposible no oír el grito de ‘No a Keiko’.

Secured By miniOrange