cine , Ray de Lima Lunes, 28 diciembre 2015

Cómo romper con Star Wars

Querido Star Wars:

Durante casi 30 años hemos sido inseparables. Estuvimos juntos en las buenas y en las malas, desde nuestra luna de miel en Hoth hasta los momentos difíciles en los que Hayden Christensen entró a nuestras vidas. Incluso cuando decidiste convertir a Boba Fett, uno de mis personajes favoritos, en un bebé emo con daddy issues en el episodio II me quedé junto a ti, leyendo tus libros y jugando tus videojuegos porque había una verdadera pasión; una verdadera química que te hacía irresistible para mí. Pero creo que ya no me siento igual.

Te quise tanto por tanto tiempo que me ha costado bastante decírmelo incluso a mi mismo, pero desde el estreno de tu séptimo episodio no puedo evitar sentir que ya no eres la película de mi vida. Tengo que dejarte ir- y sé que te voy a extrañar pero ambos debemos seguir adelante. No eres tú, soy yo.

Aunque, ¿sabes qué? Sí eres tú. Sí eres tú y simplemente ya no te soporto. Aunque todos parezcan muy felices con tu nuevo look ahora cuando te miro ya no veo la película de la que enamoré cuando tenía 4 años. Esto se terminó y te voy a explicar por qué:

imagen1

Bloquéame del facebook, no me importa.

1. Tu trama es estúpida.

Un montón de gente salió criticando el hecho de que la trama del episodio VII sea una imitación casi paso por paso del episodio IV. Esto en verdad ni siquiera me parecería criticable si fuese verdad porque como humanidad en realidad estamos contándonos las mismas historias una y otra vez desde hace miles de años (Terminator y Edipo son esencialmente la misma historia si buscas lo suficientemente profundo en tu corazón). La gran diferencia entre el episodio VII y el episodio IV es que el IV sí tiene sentido.

En ‘El despertar de la fuerza’ vemos a un stormtrooper llamado Finn que, a pesar de haber tenido el cerebro lavado desde niño un día espontáneamente decide volverse caviar y luchar contra el imperio porque -a pesar de haber sido entrenado para ser soldado toda su vida- ¿le parece malo matar?

Luego se involucra en una aventura para devolver un mapa mágico en el que coincidentemente conoce a Rey (que coincidentemente tiene poderes jedi) junto a quien coincidentemente roba el Halcón Milenario para coincidentemente encontrar a Han Solo en medio del espacio. Deciden bajar a chillearla en un planeta con Lupita Nyongo por ninguna razón y coincidentemente justo allí encuentran el sable laser de Luke, que por alguna razón desconocida todo el mundo sabe usar bien incluso sin entrenamiento.

Luego de escapar con las justas de un ataque espontáneo del imperio, arman una misión para hacer explotar la nueva Estrella de la Muerte (misma trama en 3 de 4 películas seguidas). ¿Cómo podrán lograrlo esta vez? Coincidentemente el personaje de Finn trabajaba como conserje y sabe exactamente cómo destruirla desde adentro ya que supongo que este es el tipo de información que el Imperio comparte con sus conserjes. EN FIN.

2. ¿Qué onda con los monstruos de hentai?

Toda esa escena cuando Rey y Finn se encuentran con Han y Chewie y luego llegan unos cazarrecompensas y se arma una escena Benny Hill en la que liberan a los monstruos gigantes con tentáculos y todos terminan corriendo por toda la nave. ¿Qué tuvo que ver eso con el resto de la trama? No solo fue un estilo de acción totalmente inusual y fuera de lugar en la franquicia de Star Wars sino que fue una escena inconsecuente que consumió un montón de tiempo por las huevas en lugar de darle más espacio a la elaboración de personajes.

Los personajes de Rey y Finn fácil son la mejor parte de la película. Me da ganas de conocerlos más pero episodio VII parecía más enfocado en nuevamente mostrarme escenas de acción con efectos locazos en vez de esforzarse en profundizar los sentimientos de los personajes. ¿Qué fue Luke mirando el horizonte? Necesitamos más de eso y menos de cazarrecompensas random que solo sirven de excusa para crear escenas de acción engañamuchachos que no colaboran para nada a la trama. Tipo como todo lo que hizo George Lucas en episodios I, II y III.

IMAGEN 2

A mí no me engañas.

3. Si Han no moría lo mataba yo.

En serio hace como 10 años que Harrison Ford ya se había vuelto en el peor actor del planeta y es incomprensible cómo alguien puede pensar distinto sobre él en este último rol como Han Solo. Tanto él como Fisher parecían desesperados por terminar sus escenas y canjear un gordo y jugoso cheque. Chewie sí estuvo bien.

4. Ser Jedi ha perdido todo significado.

No solo Finn y Rey ambos pueden manipular perfectamente bien un sable laser sin ningún tipo de entrenamiento, incluso usándolo para luchar contra Kylo Ren (un sith experimentado en combate). No solo Rey mágicamente sabe usar trucos de control mental jedi. No solo eso. Lo que realmente me pasó de vueltas fue la escena en la que un fucking stormtrooper totalmente random de la nada saca una macana eléctrica que usa para pelear y ganarle a un sable laser. ¿Cual es el sentido de siquiera seguir usando ese arma, entonces? Toda la saga se había presentado los sables laser como un arma mística y especial. El hecho de que un stormtrooper bien entrenado potencialmente podría hacerle el paro es medio deprimente.

Otra gran falla de esta escena de mecha es que el stormtrooper que logra superar en batalla a un guerrero con sable laser ni siquiera tiene identidad. Es un stormtrooper random, nomás. Esta escena podría haberse salvado si es que en vez de ser un causita equis, ese stormtrooper hubiese sido el personaje de Phasma, interpretado por Brienne of Tarth de Game of Thrones.

Recuerdo que durante meses hubo tanta bulla sobre que esta actriz interpretaría a un oficial stormtrooper con armadura brillante. Que viva el feminismo y no sé qué. Luego sale la peli y ¿cuál es el papel de su personaje? Quejarse sobre procesos burocráticos sobre el uniforme de Finn y luego hacia el final de la peli ser asaltada a mano armada por Han Solo y no hacer nada al respecto. Gran personaje. Memorable. Estoy seguro que perdurará en nuestra cultura durante décadas.

Encima ella estaba allí cerquita durante la batalla del stormtrooper con el sable laser. Hubiese tenido demasiado más sentido que ella haya participado en esa pelea. Otra escena desperdiciada, como mi vida dedicada a Star Wars.

IMAGEN 3

“Salí 30 segundos en la peli pero igual tengo mil juguetes basados en mi personajeeeee”

5. Ser fan de Star Wars ha perdido todo significado.

Esto es un poco complicado de explicar pero recuerdo cuando ser fan de Star Wars se sentía como pertenecer al culto de algo significativo. Una historia sobre crecer, sobre enfrentarse a poderes mayores que uno mismo y sobre poder balancear nuestra bondad con nuestros impulsos de miedo y violencia. Star Wars usaba la fantasía espacial para explorar elementos sobre la naturaleza humana y su relación con el poder, con el pasado. Ahora la gente de Star Wars está mucho más concentrada en vendernos puras huevadas y se ha vuelto demasiado notorio.

Sé que desde el mismo día que se estrenó Star Wars se volvió en una franquicia lucrativa a través de las cuales nos vendieron juguetes, ropa, videojuegos, comics, libros, pantuflas de Chewbacca y demás. El nivel de prostitución de la franquicia Star Wars nunca ha sido siquiera disimulado, pero la diferencia es que ahora en vez de crear productos en base a las películas queda el sentimiento de que las películas en sí se están convirtiendo en un producto igual de plástico y despersonalizado que alguna de las miles de figuritas de acción.

Una trama vacía, escenas de acción innecesarias, mil personajes inconsecuentes nuevos para comprar nuevos juguetitos de ellos.

IMAGEN 4

Quiero ver porno de esto

Star Wars, ¿siempre fuiste así? Quizá sí y nunca me di cuenta. Todos esos años de amor incondicional, ¿en realidad solo me estabas usando para comprarte huevadas? Todo se ha vuelto tan claro ahora.

El marketing de Star Wars siempre ha sido conchudísimo, pero ahora más que nunca. La diferencia es que antes ser fan significaba ser un nerd, paria de la sociedad, virgen que tiene que ir a convenciones (o Arenales) para conseguir sus muñequitos edición limitada de las bailarinas de Jabba the Hutt. Ahora en el siglo XXI no significa lo mismo ser nerd. Ya no es vergonzoso y caleta sino masivo y celebrado.

Hay sitcoms dedicadas a los nerds y los hipsters hasta fingen ser inadaptados socialmente ya que gracias a los medios masivos ahora esto es visto como algo tierno. Ser nerd es cool y gracias a eso Hasbro y Disney nos pueden publicitar de maneras mucho más agresivas.

Ahora no solo nos esperan dos episodios más de la saga, sino que saldrán spin-offs nuevos (Rogue One y alguna vaina de Han Solo siendo los primeros en ser anunciados) y la franquicia de Star Wars seguirá expandiéndose, probablemente para siempre, hasta que deje de importarme por completo. Al igual que Marvel, que cuando empezó a irle bien con sus primeras películas de superhéroes hasta que se dieron cuenta que podían sacar una nueva cada fin de semana y la gente seguiría pagando por ellas aunque bajasen de calidad.

Al igual que una religión, mientras más masivo se vuelve el fandom, más incuestionable se vuelve su contenido.

No más superhéroes. No más Star Wars. Necesito nuevos personajes, nuevas aventuras en nuevos universos que reflejen temas reales y contemporáneos. Un nuevo amor y no uno que solo busque impresionarme con efectos baratos y tramas mal recicladas para conseguir hacerme comprar huevaditas de plástico. Sorry Star Wars, ya fue. Ojalá encuentres el amor con tus fieles fans, probablemente la mayoría publicistas, con billeteras llenas listos en comprarte mil pichuladas para satisfacer tu hambre insaciable.

Here’s looking at you kid.

Secured By miniOrange