Lima , noticias , politica , Ray de Lima , sociedad Martes, 5 mayo 2015

Con esta marcha, un grupo de estudiantes de arquitectura consiguió una pequeña victoria frente a la Municipalidad

La marcha de los arquitectos

Como un pequeño grupo de manifestantes sin experiencia ni máscaras contra el gas pimienta logró lo que podría ser un cambio importantísimo en nuestra ciudad tras solo unas horas de preparación y protesta.

IMG_0915

Foto: Luis Alonso Norabuena.

 

 

El miércoles pasado, dando vueltas por Lima, no requirió mucho esfuerzo contar al menos cuatro diferentes manifestaciones realizándose al mismo tiempo alrededor de la ciudad.

Estuvo la toma del bypass, donde ciudadanos han estado acampando hace semanas protestando contra la municipalidad, y estuvo el plantón organizado por la unión de estudiantes de arquitectura exigiendo que el Colegio de Arquitectos tome una posición más fuerte contra las decisiones urbanísticas de la municipalidad. También estuvo la vigía en la Costa Verde, en la que eventualmente intercedió la Marina de Guerra del Perú para evitar que la municipalidad siga echando piedras en la playa, y hubo también un grupo de gente reunida frente al Ministerio del Medio Ambiente para protestar contra las medidas violentas siendo tomadas en Tío María por parte del gobierno.

Todas estas manifestaciones estaban sucediendo paralelamente e independientes entre sí. Si bien el plantón frente al Ministerio del Ambiente corresponde más a un tema del Estado, las otras tres son una clara muestra de cómo la ciudad misma está empezando a responder activamente contra las decisiones siendo tomadas hasta ahora por la gestión municipal del alcalde Luis Castañeda.

Mientras las calles están siendo tomadas cada vez más por jóvenes y ciudadanos (quizá motivados por la cultura de marchas renovada durante los últimos años tras la Repartija, ley AFP, ley Pulpín, etc), una de estas marchas tenía la particularidad de haber tenido una convocatoria limitada a un campo profesional específico. Los arquitectos se pusieron las pilas y decidieron tener su propia marcha. Qué fue.

 

La presión de los estudiantes

IMG_0967

Foto: Luis Alonso Norabuena.

 

 

Resulta que hace poco el Colegio de Arquitectos del Perú (CAP) había sacado un pronunciamiento con críticas leves a las decisiones urbanísticas de la gestión de Casteñeda. A la Unión de Estudiantes de Arquitectura de Lima (UDEAL) no le pareció que el pronunciamiento tuviese el peso requerido para lidiar con lo que consideran una situación de caos urgente. Sabían que las críticas sueltas iban a quedar en el aire; lo que querían los estudiantes de arquitectura era un pronunciamiento que demande acción.

En palabras de Jocelyn Cueto, integrante de UDEAL:

“El CAP no nos defiende. El CAP quiere opinar sin tomar acción así como todo el mundo se queja mientras vemos la ciudad desmoronarse. No solo es importante manifestarnos como arquitectos sino que esto es responsabilidad de todos los profesionales y ciudadanos.”

Durante la tarde un patio de la Residencial San Felipe fue llenándose de jóvenes vestidos de negro. Eran estudiantes de arquitectura de ocho universidades distintas (UPC, PUCP, UNI, ULima, USIL, Villareal, César Vallejo y Ricardo Palma) que habían acordado en reunirse allí vistiendo colores oscuros para marchar hasta el CAP y protestar frente a sus puertas. La razón de la ropa negra, según ellos, ‘para darle un motivo lúgubre’ y también ‘porque por alguna razón los arquitectos siempre se visten de negro’.

 

IMG_0849-2

Foto: Luis Alonso Norabuena.

 

 

Mientras la procesión de aproximadamente 100 alumnos de arquitectura marchaba hasta las puertas del CAP en la Av. San Felipe un par de ideas fueron surgiendo acerca del grupo. La primera era que claramente la mayoría de los alumnos vestidos de negro que cargaban carteles con mensajes contra la municipalidad probablemente nunca habían marchado antes. Esto se hizo aún más evidente cuando llegaron a las puertas del edificio y se dieron cuenta que no habían pensado en los cantos que iban a gritarle al CAP. Nada parecía rimar ni mantener una melodía muy estable hasta que llegaron unos alumnos de la UNI con megáfonos y bombos a traerle ritmo al plantón.

Sé que suena como un detalle vago el cuál resaltar, pero pienso que creo que resulta ser una particularidad importante de esta marcha debido a una buena razón: esta quizá haya sido la marcha más prudente y eficiente que haya visto esta ciudad. Poco después de posicionarse en las puertas del Colegio de Arquitectos a reclamar los miembros del CAP cedieron ante la presión e invitaron a pasar a representantes de cada universidad para formar una mesa de diálogo. Hubo cero represión policial y en cuestión de horas todo el panorama había tomado una dirección favorable.

 

 

La estrategia

Al momento de plantarse frente al CAP la idea había sido interrumpir una charla sobre urbanismo que se estaba dando a cabo para emitir la visión crítica del UDEAL. La charla del CAP, que algunos espectadores consideraron ‘Un saludo a la bandera’ quedó obsoleta una vez que entraron los alumnos a exigir un nuevo curso de acción. De pronto los estudiantes tuvieron el apoyo inmediato de tanto el panel como la audiencia. Después de menos de dos horas se acordó que pronto se reuniría el CAP con integrantes del UDEAL para producir un nuevo pronunciamiento oficial de los arquitectos peruanos contra las acciones de la Municipalidad de Lima.

Según el UDEAL este pronunciamiento se emitirá pronto a través de medios. El hecho que el Colegio de Arquitectos emita un comunicado crítico supondrá una presión fuerte sobre la gestión de Castañeda. Así como la intervención de la Marina de Guerra en las playas de Costa Verde ha terminado por desacreditar la calidad de decisiones tomadas por nuestro alcalde, este tipo de posturas tomadas por los representantes del mundo profesional son vitales para evitar que se carcoma nuestra ciudad.

 

IMG_0904-3

Foto: Luis Alonso Norabuena.

 

 

Al final de la mesa de diálogo con los estudiantes incorporados salió el decano regional del CAP en Lima, el arquitecto José Antonio Vargas Vía a reiterar la importancia de la intervención de la unión de estudiantes, pero también aclarando que la función del CAP no es tomar un rol político sino técnico. Dijo que había que cuidar el ímpetu juvenil y que el CAP, no siendo una entidad del Estado, no debía politizarse.

Pero, ¿mientras vemos que la gestión municipal destruye nuestra ciudad es posible uno mantenerse fuera de la actividad política? Los estudiantes de arquitectura mostraron que tanto como profesionales y como ciudadanos cada acción que se transforma nuestra ciudad afecta directamente nuestras vidas. “Ya todos sabemos cuales son los problemas que agobian nuestra ciudad. No solo podemos llevar a cabo mesas de diálogo sino que tenemos que empezar a ver qué acciones debemos tomar,” declaró una alumna al Canal 2 (que fue el único medio televisivo que cubrió el evento, que sucedió literalmente cruzando la calle).

Con estas ideas fue que concluyó el plantón de los arquitectos. Para cerrar el evento habló otro representante del UDEAL, Sebastián Paredes, para convocar a una marcha que se realizará este Viernes 8 de Mayo en protesta por las obras criticadas de la gestión municipal de Castañeda. Hasta ahora el evento de Facebook de la marcha ha convocado a casi 6mil participantes. Será ocasión para llevar las quejas a la calle.

Secured By miniOrange