cine , noticias , Ray de Lima Lunes, 23 febrero 2015

Mientras tanto, hace un mes una película peruana ganó el Festival de Rotterdam

La noche del 30 de Enero se dio a cabo la ceremonia de premiación de los Tiger Awards del Festival Internacional de Cine de Rotterdam. Sentados cerca al escenario en una mesa repleta de gin tonics estaba un comité representando la película peruana que participaba en la competencia. ‘Videofilia (y otros síndromes virales)’ era la tercera película peruana en concursar para los premios Tiger Awards siendo nominadas anteriormente ‘Madeinusa’ y ‘Días de Santiago’.

Cinco días antes de la premiación, durante el estreno mundial de la película en una sala repleta de europeos, el director de 27 años Juan Daniel F. Molero presentó la película con un discurso espontáneo en el que más o menos dijo: “La película está situada en Perú pero no es una película sobre Perú. Es sobre jóvenes que se conocen por Internet, hacen drogas, se meten en aventuras. En Perú también tenemos Internet, drogas y videojuegos. Muchas películas tercermundistas se enfocan demasiado en mostrar la selva y culturas nativas como modo de apelar a una audiencia europea. Nosotros no hicimos eso.”

foto 1

videofilia y otros síndromes virales

Unas noches después, en la ceremonia de premiación, solo quedaba un premio por otorgar y después de un suspenso inusitado se anunció que el último Tiger Award iba para Videofilia. La mesa peruana estalló en una bulla más escandalosa que el resto de ganadores y minutos después comenzó una fiesta durante la cual los cineastas y críticos europeos se acercaban en hordas a felicitar a Molero por su película haciendo comentarios sacados de un dibujo animado: “¡Tan… tan revolucionario!”

Videofilia es el tipo de película del que no puedes preguntar ‘¿De qué trata?’ porque quizá lo menos interesante que tenga sea la trama. Hay un chico, una chica, tienen una relación en la que realmente no se enamoran ni nada por el estilo. Hacen drogas, cachan. Van al C.C.Arenales a jugar Dance Dance Revolution. Hacen una porno. La quieren vender en Polvos Azules. Es difícil dar spoilers porque mientras más lo piensas, menos clara se vuelve la narrativa. Videofilia es una película que usa el lenguaje visual para emitir varias sensaciones de un visceralismo digital y así verla se siente un poco como estar en trips: entiendes el sentimiento sin necesariamente poder describirlo en palabras.

Antes de la función estas señoras se presentaron con el director diciendo que eran peruanas y habían venido para ver la película peruana nominada. Molero, preocupado, les dijo “Esta película es medio loca.” Las señoras confiadas contestaron “Bueno los peruanos somos medio locos.”

Antes de la función estas señoras se presentaron con el director diciendo que eran peruanas y habían venido para ver la película peruana nominada. Molero, preocupado, les dijo “Esta película es medio loca.” Las señoras confiadas contestaron “Bueno los peruanos somos medio locos.”

Quizá Videofilia era una película bastante apta para una audiencia como la de Rotterdam, donde la gente es rarísima, aparentemente hablan el mismo lenguaje que Los Sims, venden cervezas en el cine y las drogas son legales pero aún así la gente se va a dormir después de cenar a las 5pm. ¿Videofilia llegará a ver un estreno comercial en un país donde la audiencia se queda dormida durante ‘El espacio entre las cosas’ pero apuesta su vida por ‘Asu Mare 2’ como si Carlos Alcántara fuese la nueva encarnación de Jesucristo Nuestro Salvador?

Hablando de Asu Mare, dos otras películas peruanas más se presentaron en el festival en diferentes categorías que Videofilia. La primera fue ‘Solos’ de Joanna Lombardi, que trata sobre 4 chicos blancos que van por la ceja de selva en una camioneta 4×4 haciendo proyecciones de su película arty (supongo que ‘Casa Dentro’) pero a nadie le importa y nadie la quiere ver. Spoiler: al final todos los personajes se dan a sí mismos una palmadita en la espalda por tomar la decisión tan valiente de arriesgarlo todo por ser artistas en el Perú (por cierto Joanna Lombardi fue la Jefa de Proyecto de ‘Asu Mare’). La otra película peruana fue ‘NN’ de Héctor Gálvez, que fue anteriormente proyectada durante el Festival de Cine de Lima. ‘NN’ trata sobre la vida de antropólogos forenses que desentierran a víctimas de ejecuciones extrajudiciales y deben encontrar a sus familiares para que reclamen los cuerpos. La película promete generar bastante discusión ante su posible estreno comercial en Lima a mediados de este año, a pesar de la ausencia casi total del contexto político que evita mencionar que las muertes en la película fueron causadas por el proceso sistematizado de ejecuciones durante los gobiernos de Alan García y Alberto Fujimori. Igual chévere peli.

‘NN’ de Héctor Gálvez

‘NN’ de Héctor Gálvez

El resto del festival fue básicamente una gran fiesta de una semana entera. Desde una recepción de la embajada peruana para los participantes del festival en la que la gente devoraba causitas rellenas y pisco sours (gracias, Marca Perú) hasta fiestas de karaoke en discotecas subterráneas en las que repartían MD en bandejas (no literalmente pero casi literalmente) mientras uno se hallaba bailando rodeado de el futuro del cine mundial drogados hasta el amanecer.

Rotterdam es un festival de gente joven y futuras promesas en las que los egos de los directores no están tan altos aún. Rotterdam, además, es una ciudad que toma orgullo total de su festival de cine y le da una cálida bienvenida a sus participantes, lo que genera un contraste con los a menudo ignorados festivales de Lima que suelen limitarse a ciertas audiencias y quedan totalmente ignorados por el resto. En Rotterdam hasta el equivalente al Sanguchón Campesino tenía al menos un cartelito del festival al costado de la mayonesa y todos sabían darte direcciones de cómo llegar al cine.

No solo se ignoran los festivales sino también a los cineastas. En el 2014 ‘Videofilia (y otros síndromes virales)’ postuló a financiamiento de DAFOS (antes CONACINE) para Distribución Alternativa. No recibió el premio y de hecho nadie lo recibió ya que ese año fue declarado desierto.

Director Juan Daniel F. Molero junto a actriz principal Muki Sabogal

Director Juan Daniel F. Molero junto a actriz principal Muki Sabogal

Molero lleva casi una década dedicada al cine, ‘Videofilia’ es su segundo largometraje. Anteriormente su primera película experimental titulada ‘Reminisencias’ fue proyectada en el MoMA en Nueva York. Hasta ahora el éxito de la película en Rotterdam ha recibido relativamente poca atención mediática y quizá a menos que empiecen a publicitar la película a través de paneles en buses como se hizo cuando ‘La teta asustada’ ganó el Oso de Berlín, quizá tengamos que esperar mucho hasta que podamos ver ‘Videofilia’ en las salas de cine local, ojalá después de haber fumado un cañón y con cervezas contrabandeadas en la mochila. Viva el Perú.

Muki Sabogal con el premio entre las manos.

Muki Sabogal con el premio entre las manos.

Secured By miniOrange