libertades , Ray de Lima Viernes, 26 junio 2015

El Parque del Amor es un toque gay

El parque del amor es gay. Literalmente gay. Tengo pruebas.

Hace unos meses, cuando la lucha por la unión civil entre parejas homosexuales estaba un poco más en boga en las calles salió una frase del escritor peruano Oswaldo Reynoso acerca de la hipocresía de los homófobos:

“Cuando me invitan a dar charlas lo primero que hago es sacar dos billetes: uno de 20 con el rostro de Porras Barrenechea y otro de 50 con el rostro de Abraham Valdelomar. Estos dos señores son los más ilustres homosexuales del Perú. Entonces yo les digo: A todos los homofóbicos yo les aconsejo que cuando reciban estos billetes los rompan.”

Lo que Reynoso nos está tratando de decir es que todos tenemos gays hasta en los bolsillos. Así como las obras y vidas de estos dos personajes los llevaron a protagonizar nuestros billetes, hay una infinidad de otras obras realizadas por personajes homosexuales con las que interactuamos día a día. Desde edificios diseñados por arquitectos homosexuales, hasta canciones que oímos a diario y nuestras películas favoritas. Los gays forman parte de nuestro mundo e intentar rechazar eso significaría irse a vivir al bosque, o algo parecido, dónde lo gay no pueda alcanzarte. La opción opuesta sería no solo aceptar y convivir con todas las cosas gays que nos rodean, sino quizá también darles el reconocimiento debido.

La frase de Reynoso nos puede llevar a buscar otras conmemoraciones a los gays con las que interactuamos de manera cotidiana. Quizá uno de los casos más irónicamente evidentes sea el del Parque del Amor (también conocido como el Parque de la Amistad con Beneficios) en Miraflores. Conocido por alojar a parejas, turistas y fumones, el parque fue inaugurado en la fecha más huachafa imposible: el 14 de febrero de 1993.

Diseñada por el escultor Victor Delfín, el parque tiene unas, digamos, notables influencias del diseño del Parque Güell en Barcelona. Pero aparte de la copia, influencia, homenaje (o como quieran llamarlo) del diseño, Delfín agregó dos elementos particulares. La estatua raraza esa de una pareja besándose, y una serie de graffitis en acrílico escritas alrededor de todas las bancas y muros del parque. El texto contiene varias frases de poetas peruanos y nombres de parejas famosas incluyendo ‘Dulcinea y Don Quijote’ y ‘Marilyn Monroe y Humareda’

Bizarre Love Triangle

Bizarre Love Triangle

Yendo al grano, hay alrededor de 80 versos de poetas peruanos en las paredes y después de anotarlos todos en un papel y hacerle un par de preguntas a entusiastas de la literatura y el chisme, resulta que 3 de ellos son poetas gay. Oh my god.

Los tres poetas gay del parque del amor son Martín Adán, Jorge Eduardo Eilson y César Moro. Mientras los versos Adán y Eilson están medio caletas por allí, el poema de César Moro está en un lugar tan abierto como lo fue su homosexualidad durante la época en la que vivió.

Para los que no manyen nada acerca de Moro, él fue un poeta contemporáneo a César Vallejo. Ambos migraron a Paris (qué gay) y se involucraron con los movimientos surrealistas y anarquistas. Mientras la chilleaba junto a André Breton y llevaba a cabo lo que Moro mismo describía como ‘una vida escandalosa’, el César que no era Vallejo publicó varios poemarios super hyper gays en francés y solo uno escrito en español titulado ‘La Tortuga Ecuestre’ (en el que habla extensamente sobre los gemidos que hacen las tortugas mientras tiran, entre otros temas).

César Moro, el poeta.

César Moro, el poeta.

Uno de sus poemas más gay se titula ‘Antonio es Dios’, dedicado a su amante, Antonio. Curiosamente el verso de Moro que está en el Parque del Amor viene de un libro llamado ‘Cartas a Antonio’. El verso dice “Te puedo dar todos los nombres: cielo, vida, alfabeto, aire que respiro.” y dejaron fuera la parte de “Si todo eres tú, ya mi deseo es uno en su fin.” Filin. Ahora recordemos para siempre que esas tiernas palabras fueron dedicadas de un tipo llamado César a un tipo llamado Antonio y que hoy en día están escritas en uno de los parques limeños donde más parejas se van a tomar fotos con vestido de novia y todo, esto en un país que se niega a ceder ante la igualdad de matrimonio entre parejas homosexuales. ¡Ja!

La historia de César Moro terminó en Lima donde murió de leucemia ocho años después de haber sido profesor de Mario Vargas Llosa en el Leoncio Prado. (¡Trivia!) Mientras sus obras son aclamadas como hito del surrealismo, en Perú la mayoría de gente no sabe ni su nombre.

Así como su presencia gay pasa desapercibida por parte de los visitantes del Parque del Amor, no queda claro si este dato pasó desapercibido también por el diseñador del parque, Victor Delfín. ¿Escogió el verso de este poeta y lo posicionó en un lugar emblemático que fijo iba a ser el más popular para fotos en el Parque del Amor? Mirando profundamente a los ojos del artista, quizá tengamos una corazonada de que sí, sí fue totalmente a propósito.

Parque del amor.

Verso súper gay de César Moro.

Mientras hoy el matrimonio homosexual ha sido legalizado en casi todo el mundo, en Perú el movimiento pro-LGBT continúa por lo que parece será una larga lucha contra una sociedad que, a pesar de tener miles de representantes de ciudadanos gay emblemáticos, se niega a reconocer sus derechos. Ojalá monumentos como el Parque del Amor nos ayuden a recordar, siquiera de forma caleta, la importancia que tiene la comunidad gay en nuestra sociedad… o al menos reírnos de que, potencialmente, un montón de gente homofóbica se ha tomado fotos, incluso con vestido de novia, junto al verso de un poeta gay.

 

P.S. Ah, y por cierto, de los más o menos 80 poetas solo hay como 7 mujeres, pero ese ya es tema para otro día, supongo.
Secured By miniOrange